El artículo fue originalmente escrito en Inglés. La traducción en Español fue hecha por Ava Farriday.

Como un estudiante de primera generación en Cal Poly, el ahora estudiante graduado Oscar Velasco nunca sabía sobre los recursos alimenticios disponibles para él como estudiante universitario que luchaba contra la inseguridad alimentaria. 

“Simplemente sentí que comiendo Top Ramen era un rito de iniciación, y no fue el caso en absoluto”,  — dijo Velasco. “Eso me hubiera quitado una gran carga de encima ”.  

En Cal Poly, 27% de estudiantes experimentan inseguridad alimentaria, según un informe de 2018.

“Eso me molestó mucho”, dijo la presidente de ASI Tess Loarie, que trabajaba con el Iniciativo de Necesidades Básicas de Cal Poly antes de que ella fuera elegida. <<Era como, “Esto es exasperante. ¿Por qué no estamos haciendo más al respecto”>>? 

En un intento por combatir esto, ASI aprobó el programa de Despensa de Alimentos de Salud y Bienestar de Campus en marzo de 2020, lo que proporcionó a la Despensa de Alimentos  $35.000 por cada año escolar hasta 2023-24. La Despensa de Alimentos, localizada abajo del Centro de Salud, permite que los estudiantes tomen todo lo que necesiten tantas veces como quieran. 

Debido a los fondos, la Despensa de Alimentos puede permanecer abierta de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5 p.m. en vez de las horas previamente cortas de 10 a.m. a 2 p.m, según  Velasco, un estudiante de ciencias sociales que trabajaba en la Despensa de Alimentos durante el año escolar 2020-21.

“ASI vino a nosotros y propuso esa idea y nos encantó ,” dijo Velasco. “Simplemente era yo dirigiendo la Despensa de Alimentos en ese tiempo.” 

“Los fondos también les permitieron contratar a dos estudiantes como asistentes, que trabajan de lunes a viernes hasta 20 horas por semana. Son responsables de saludar a los visitantes, abastecer la despensa y ayudar a coordinar los voluntarios. 

Uno de los estudiantes asistentes es Sharon Shin, estudiante de bioquímica de segundo año, que era voluntaria en la Despensa de Alimentos durante su primer año. Experimentó inseguridad alimentaria como una estudiante de Cal Poly y dijo que es mucho más predominante de lo que mucha gente piensa y afecta casi todos los aspectos de las vidas de los estudiantes.    

“Como estudiantes universitarios, requerimos combustible adecuado para nuestros cuerpos e individuales que están experimentando inseguridad alimentaria son incapaces de proveer esto por sí mismos” — dijo Shin. “Cuando sufrimos de inseguridad alimentaria, nuestra calidad de vida disminuye” .

Antes de los fondos de ASI, la Despensa de Alimentos estaba completamente financiada por donaciones y subvenciones y no había “fondos a largo plazo dedicados a apoyar la Despensa de Alimentos”, según la Directora de Bienestar de Cal Poly, Kari Mansager. 

“Cuando las personas están felices y quieren donar, se obtiene el dinero, y si no lo hacen, no se obtiene el dinero” — dijo Loarie. “Eso es realmente problemático para las personas que dependen de esto como un recurso para ser constantes”.

Mansager elogió los beneficios de los fondos para la Despensa de Alimentos. 

“Tener esta asistencia adicional ha sido instrumental para servir adecuadamente a los visitantes de despensa de alimentos” — dijo Mansager. “Ha sido genial poder utilizar los fondos de ASI para contratar a estudiantes que nos están ayudando a ser el mejor recurso que podamos para los estudiantes”.

La despensa ordena entre 1.000 y 3.000 libras de alimentos semanalmente al Banco de Alimentos de San Luis Obispo, lo cual representa un aumento con respecto a los pedidos mensuales en comparación con años escolares anteriores, según Kari Howell, Coordinador de Necesidades Básicas.

“Hacemos todo lo posible para conseguir lo que los estudiantes quieren y hemos establecido “alimentos básicos” para la despensa de alimentos” dijo Howell. “Esto incluye pasta, salsa, productos y sopas”.

La despensa normalmente recibe al menos dos donaciones semanales de estudiantes de Greek Life, el Jardín Comunitario y padres y partidarios, según Howell. La Real Food Collaborative, una organización estudiantil de Cal Poly, también dona productos cultivados en Cal Poly a la despensa semanalmente.

Howell es un graduado universitario de primera generación de bajos ingresos y creció recibiendo beneficios de servicios de alimentos.

“Sé cómo podría haber sido mi experiencia universitaria si mi universidad hubiera tenido una despensa de alimentos” — dijo Howell. “Estoy orgullosa de trabajar para este programa”.

Durante el año escolar 2020–21, Velasco dijo que aproximadamente 1.000 estudiantes visitaron la Despensa de Alimentos en total.

“La mayoría de las clases y servicios eran virtuales, pero la Despensa de Alimentos fue uno de los pocos programas que ofrecían servicios en persona a los estudiantes” — dijo Velasco.

Desde el comienzo del trimestre de otoño de 2021, Howell dijo que hasta 400 estudiantes visitan la Despensa de Alimentos cada día.

“Hemos estado viendo un número sin precedentes de estudiantes que acceden a nuestros recursos de despensa de alimentos, por lo que el aumento de la financiación no podría haber llegado en un mejor momento” — dijo Mansager. “A principios del trimestre, teníamos que gastar casi $1.000 por semana para mantener la despensa bien abastecida. Sin esta financiación adicional, eso no habría sido una cantidad sostenible para gastar en base de lo que recibimos exclusivamente en donaciones”.

Lilliana Ruiz, estudiante de ciencias de la tierra y del suelo de segundo año, dijo que había usado la Despensa de Alimentos varias veces durante el trimestre de otoño.

“No he tenido más que una buena experiencia allí” — dijo Ruiz. “Todos son realmente amables y el proceso es muy fácil. Cuando voy, es algo que espero con ansias ”.

Ruiz creció como estudiante de bajos ingresos y confía en becas y subvenciones para pagar sus cuotas universitarias.

“Estoy agradecida por la Despensa de Alimentos y esos recursos en campus porque permiten a los estudiantes como yo que a veces tienen poco dinero … a tener un recurso en campus que es fácil de acceder” — dijo Ruiz. 

Ella añadió que cree que Cal Poly debería estar haciendo más para promover la Despensa de Alimentos, ya que los estigmas que rodean la inseguridad alimentaria siguen prevaleciendo.

“[Los estigmas] definitivamente hacen que sea más difícil para los estudiantes que pueden beneficiarse de ese recurso ir y acceder a él debido a la sensación de juicio o vergüenza” — dijo Ruiz.

Velasco dijo que cree que debería haber más defensa sobre la inseguridad alimentaria incluyendo la educación de los estudiantes sobre educación financiera y conectarlos con programas como CalFresh.

“Con la pandemia, los estudiantes están más destigmatizando la inseguridad alimentaria, pero también ha sido la nueva normalidad” — dijo Velasco. “Más estudiantes tienen menos recursos y menos medios financieros, por lo que están utilizando todo lo que puedan para salir adelante”.

Otros recursos alimentarios que los estudiantes de Cal Poly pueden utilizar incluyen Cupones de Comida y el Mustang Meal Share

“[Para] estudiantes de bajos ingresos o que sólo necesitan ayuda adicional para encontrar alimentos gratuitos y saludables, quiero que sepan que no hay vergüenza en conseguir esa ayuda” — dijo Ruiz. “Es un recurso que podemos utilizar. No deberías sentirte avergonzado o nervioso por ir”.

Puede donar a Cal Poly Food Pantry a través de su página en el sitio web de Cal Poly Basic Needs.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *